PDVSA cierra refinerías ¿y ahora qué?

Por Daniela Barrios

El año pasado se dio a conocer que Rosneft (petrolera rusa) y Petrochina (petrolera china), habían alquilado refinerías del complejo de Paraguaná, el cual es el segundo más grande del mundo. Dicho alquiler se llevaría a cabo por diez años y era producto de que la petrolera venezolana no contaba con los recursos financieros para los programas de mantenimiento y expansión de éstas. 

El mencionado acuerdo de arrendamiento no pudo avanzar ya que las refinerías estaban en un estado pésimo y requerían una inversión bastante elevada.

En los últimos años las refinerías de PDVSA han operado muy por debajo de la capacidad instalada debido a distintas razones. PDVSA cerrará tres de sus grandes refinerías en las semanas venideras debido a la falta de crudo, la actual fuga de talentos que puedan operar las plantas y carencia de repuestos para las mismas. 

PDVSA lleva meses bombeando cada vez menos petróleo debido a la corrupción, falta de mantenimiento y una gran deuda. Según informes de la OPEP, la producción petrolera de Venezuela ha seguido disminuyendo, produciendo así 1.54 millones de barriles por día, para el mes de febrero. Venezuela posee las más grandes reservas probadas de petróleo, y depende casi en su totalidad de las exportaciones del crudo, aunado a que más de la mitad de lo que se produce no genera ingresos para PDVSA puesto que se utiliza para saldar deudas internacionales, o es vendido con grandes pérdidas en el mercado. 

La exportación de petróleo representa 95% de la entrada de dinero al país. Si cada día exportan menos petróleo, y ahora cerrarán refinerías, ¿de que comenzará a depender la economía venezolana?

Daniela Barrios es analista política y económica basada en Caracas, Venezuela. Actualmente es directora de L&D Consultores Globales.