El voto latino: oportunidad y reto

En estos últimos días he estado reflexionando mucho sobre las elecciones presidenciales que recién acaban de ocurrir en los Estados Unidos.

Entre mucho, lo que produce la derrota de Hilary Clinton, y el rumbo de nuestro país con la elección de Donald Trump, y lo que significó el voto Latino dentro de esta ecuación y como este voto afectara nuestro país de aquí en adelante.

Actualmente todavía quedan muchos datos por estudiar para sacar conclusiones, y de allí muchas lecciones que aprender; sin embargo, algo que nos enorgullece enormemente y quedó claro en estas elecciones, fueron más de 13 millones de latinos que salieron con decisión a votar el 8 de noviembre pasado.

El voto de nuestra comunidad, conocido por muchos como el ‘Gigante Dormido’, ha comenzado a despertar, y de aquí en adelante se avizora que ya no tendrá marcha atrás.

¿Por qué es importante?

No queda duda de que la conexión con el votante latino va mucho mas allá que lo que dicen las encuestas. Los latinos, peculiares pero no totalmente diferentes que el resto de los estadounidenses, somos individuos sumamente emocionales, apegados a la familia, inclusive seres muy leales a nuestros valores, marcas, hasta culturalmente con nuestros productos.

En años recientes, el voto latino se ha estado incrementando enormemente. Por ejemplo, en el 2008, un poco mas de 9 millones de votantes asistieron a la urnas, seguido por un poco mas de 11 millones en el 2012, y ahora con mas de 13 millones en el 2016.

Y por si fuera poco, la realidad es que actualmente mas de 60,000 latinos cumplen 18 años cada mes; la edad para votar en los Estados Unidos. Esto es estratégicamente clave y algo que se debe tomar en cuenta en los años por venir.

¿Cómo se logro?

Llegar a 13 millones de votantes y romper récord con el voto latino no fue una tarea fácil. Requiere mucha creatividad, paciencia, y el uso efectivo de la tecnología, contacto con el votante directo, y conexión emocional con una comunidad a la cual tengo el orgullo de pertenecer.

No queda duda de que en gran parte ese logro de debe al impulso que se le dio en la campaña de Hillary Clinton, la cual implementó muchos programas de campo como, “Mi Sueño, Tu Voto,” “Mujeres en Política,” y muchos mas.

Está claro que los esfuerzos del Partido Demócrata y de la campaña de Clinton fueron claves, pero, sin embargo, fueron varias organizaciones, incluyendo la Agencia Digital Espora, las que jugaron un papel clave en ayudarnos a llegar a los latinos de una forma culturalmente inteligente y creativa.

¿Dónde están la oportunidad y el reto?

Con más de 55 millones de latinos actualmente en los Estados Unidos, y más de 27 millones con derecho al voto, la realidad es que todos debemos seguir el trabajo y convencer a nuestra comunidad de que expresen su voz, y de la importancia que tiene no solamente en las elecciones presidenciales, sino en las elecciones locales y estatales.

No queda duda de que vienen retos para nuestro país; retos difíciles pero no imposibles de superar.

Y si algo nos enseña la historia de los Estados Unidos, es la realidad que los latinos estamos acostumbrados a caernos, pararnos, y lo más importante, seguir caminando.

Nada ni nadie nos detendrá en la lucha por nuestros ideales. Nuestra fuerza, nuestro espíritu de lucha por alcanzar los sueños, es algo que esta sellado en nuestro ADN. De esto no tengo la menor duda.

El futuro promisorio está cerca, organizados nos hacemos sentir, nuestras inquietudes, las ideas, pueden estar siempre en la mesa de decisiones; de allí el interés de fortalecer el voto, que en fin de cuentas no es otra cosa que más democracia.