El partido Demócrata permanece intacto y en crecimiento

No queda duda de que la victoria de Donald Trump fue una sorpresa para todos. Las encuestas, los demócratas, y una gran mayoría de los republicanos pensaban que Hillary Clinton iba a ser la próxima presidenta de Estados Unidos. Lamentablemente no fue así, pero eso no quita que como partido seguimos progresando.

En estas elecciones, la mayoría de los votantes se inclinaron por la secretaria Clinton. Para ser exactos, Clinton superó por más de 2.5 millones de votos al presidente electo Donald Trump.

Como país, tenemos la responsabilidad de seguir hacia adelante y trabajar juntos para buscarles soluciones a los problemas del país. Y sí, eso incluye trabajar con los republicanos. Trump tiene el deber de gobernar para todos los estadounidenses, sin importar a qué partido pertenecen.

¿Qué aprendimos en estas elecciones?

El voto latino aumentó significativamente. Gracias a la Agencia Digital Espora, al Partido Demócrata, y a la Campaña de Clinton –que fue la campaña presidencial más inclusiva y diversa en la historia de Estados Unidos–, más de 13 millones de Latinos votaron en todo el país. Es una cifra récord y significó un incremento substancial en comparación con las elecciones del 2008 y el 2012.

• Quedó claro que las minorías, y la mayoría de los estadounidenses, apoyan las líneas de nuestro partido.

• A pesar de estar ocho años en el poder las bases del partido quedaron inquebrantables. Lo demuestra el voto popular.

Nos Toca Reflexionar

A pesar de ser una de las democracias más transparentes del mundo, y aunque la exsenadora y exsecretaria de estado Hilary Clinton estaba mucho más preparada que el contendor, Estados Unidos al parecer no está listo para que lo dirija una mujer. Me duele decirlo pero es una dura realidad.

En los próximos años debemos asegurarnos de que los movimientos de empoderamiento de las mujeres, los grupos feministas, sigan creciendo y levantando sus voces.

Como hijos todos debemos ser feministas para que nuestras madres, hermanas, hijas, esposas, familiares y amigas tengan los mismos derechos que el resto de la sociedad.

Y no solo eso, debemos trabajar para elegir a más mujeres a todos los niveles de nuestro gobierno. Solo así podremos asegurar que nuestro país siga progresando.

Tenemos 24 meses para retomar control del Senado y de la Cámara de Representantes y así poder continuar protegiendo nuestros valores y a los millones de estadounidenses que necesitan de nuestra protección.

Lo podemos lograr. Como estadounidenses y demócratas estamos acostumbrados a este tipo de retos. Nos caemos, nos levantamos y seguimos hacia adelante. Siempre.