Donald Trump: ¿El Payaso de los Republicanos?

Por Jose Aristimuño

Hace algunos días, Donald Trump, el magnate de bienes raíces de Estados Unidos, declaró su candidatura hacia la presidencia de Estados Unidos.

Durante un largo discurso adentro de una de sus torres en la ciudad de Nueva York, Trump señalo que México “está enviando gente que tiene muchos problemas”.

Además, el candidato republicano agregó que “ellos (refiriéndose a los inmigrantes mexicanos) están trayendo drogas, están trayendo crimen. Son violadores. Aunque algunos, supongo buenas personas”.

De acuerdo a un reporte del Pew Research Center, la mayoría de los 33.7 millones de personas de origen mexicano que vivían en Estados Unidos en el 2012, no tienen vínculos con criminales, narcotraficantes, ni violadores.

Inclusive, según cifras del Gobierno de México, la mayoría de los mexicanos que viven en Estados Unidos son emprendedores.

Actualmente, más de 570 mil negocios perteneciendo a inmigrantes mexicanos, generan un promedio anualmente de 17 mil millones de dólares a la económica americana.

La hipocresía y la ignorancia de Donald Trump son bien claras. El empresario acusa a los inmigrantes mexicanos de ser criminales y violadores, cuando muchos de estos inmigrantes actualmente trabajan en las cocinas y los pasillos de mucho de sus hoteles y edificios.

Es evidente que Trump está buscando enamorar y convencer a aquellos votantes de extrema derecha que voten por él y así buscar una manera de quitarle el voto a mucha de su competencia durante las primarias republicanas, incluyendo al senador de Florida, Marco Rubio, el exgobernador de Florida; Jeb Bush, y el senador de Texas, Ted Cruz.

Sin embargo, varios analistas políticos dentro del Partido Republicano admiten que la retórica de racismo, xenofobia, y otras tácticas de miedo no funciona.

Poco después de la derrota de Mitt Romney en las elecciones presidenciales en el 2012, el Partido Republicano se vio obligado a realizar una autopsia internasobre su propio partido y la marca del Partido Republicano.

En el reporte, varios grupos de enfoque describieron el Partido Republicano como un partido que “da miedo”, “tiene una mente estrecha” y está “fuera de contacto” con el resto del pueblo americano.

La verdad que es asombroso el nivel de ignorancia de Donald Trump frente al mercado latino en Estados Unidos, incluyendo a los mexicoamericanos.

A consecuencia de las palabras de Trump contra los inmigrantes mexicanos, personalidades en el gobierno de ambos países, incluyendo a Osorio Chong, un oficial de seguridad del gobierno de México y Pablo Manríquez, el director de Medios Hispanos para el Partido Demócrata en Estados Unidos, mostraron su desaprobación sobre las palabras de Trump.

No es difícil descifrar que la candidatura de Donald Trump hacia la presidencia de  Estados Unidos es un peso negativo para el partido de los republicanos. Inclusive, algo más peligroso todavía es la posibilidad que las palabras de odio y violencia de Donald Trump se conviertan en un impulso positivo para que los latinos, y el resto del pueblo americano, voten por un presidente demócrata en el 2016.